Parque Nacional Galápagos, correspondientes al tercer nido puesto en septiembre pasado por una de las hembras que comparte corral con el solitario Jorge, fueron abiertos esta tarde por funcionarios del Parque Nacional de Galápagos para analizar si existió o no fertilización.  En esta ocasión, al igual que con los primeros huevos, no hubo ningún indicio de desarrollo embrionario, por lo que las posibilidades de obtener descendencia del Solitario Jorge durante la presente temporada de anidación se desvanecieron

Las esperanzas están centradas en la próxima temporada de anidación en la que los guardaparques esperan encontrar nuevos nidos, esta vez, con un destino diferente. “Entre enero, febrero y marzo empiezan a copular las tortugas y los primeros nidos se los encuentran a partir de julio” dijo Fausto Llerena, responsable del Centro de Reproducción y Crianza de Tortugas Gigantes del PNG que lleva su nombre. Asimismo, se espera realizar las pruebas genéticas de las 1663 muestras de sangre que se obtuvieron de la población de tortugas de volcán Wolf en el mes de diciembre, con la ilusión de encontrar tortugas híbridas con genes de Geochelone abingdoni, la especie del solitario Jorge, lo que significaría una nueva posibilidad de salvar a la especie de la extinción.

Anuncios